dissabte, 30 de gener de 2010

Agraïments

Fa temps que no publico, no per falta de ganes, el què passa és que molts cops la bilis seria tan gran i fastigosa que m'he acabat tallant.

Acabo de trobar una entrada a Halon Disparado que diu exactament el què jo volia dir en dues entrades diferents que, finalment, no vaig publicar per excés de bilis.

Però què cony, si vull fer servir aquest blog per dir el què penso doncs ho faig. Aquí va....

Vayan dándole las gracias a la generación de nuestros padres. Nunca unos saturnos devoraron con tanto cariño a sus hijos.

En efecto, debemos dar gracias a esa generación que secuestró la Transición y con ello la política de varias décadas. Que nos taponó el acceso a las administraciones y las instituciones. Que nos enredó en la madeja inmobiliaria, retrasando o impidiendo la emancipación de legiones de jóvenes. Y consiguiendo que otros muchos cometieran suicidio financiero. Que nos ha arrastrado a la peor crisis económica que hemos conocido —al menos nosotros—. Que ha enladrillado el país y pavimentado las costas. Que se empeñó en aparcarnos en las escuelas y universidades —y quieren que cada vez los jóvenes pasen más tiempo allí, sin estorbar demasiado— con la zanahoria de un trabajo digno. Que cultivó y transmitió la cultura del pelotazo y el encumbramiento del pícaro, del corrupto, del que vive a costa de los demás. Que nos contrató por dos duros e inventó el contrato basura, la figura del becario/esclavo y las empresas de trabajo temporal. Que creó un “estado del bienestar” para sí misma, y el que venga detrás que arree. Que importó y contrató inmigrantes ilegales y ahora pretende hacernos creer que la culpa de nuestros malos son esos mismo inmigrantes. Esa generación cuyos miembros se prejubilaron o jubilaron “como Dios manda” —¡faltaría más, pollo!— pero ahora nos van a obligar a trabajar hasta que la senilidad nos impida darnos cuenta de lo que está pasando. Que nos ha tomado el pelo y seguirá haciéndolo mientras no les paremos los pies.

Gracias, hijos de la grandísima puta. Muchas gracias.